Cómo mantener tu coche en óptimas condiciones cuando hace frío

como mantener tu coche en optimas condiciones cuando hace frio 2

1. Si tu batería tiene más de 3 o 4 años, considera reemplazarla.

Cuando hace demasiado frío, las baterías de los coches tienden a debilitarse, haciendo más difícil arrancar. Cuanto más frío hace, menor potencia y rendimiento tienen las baterías, dado que presentan una mayor resistencia a conducir electricidad.

2. Cuida de los neumáticos de tu coche.

Deben estar siempre en perfecto estado, para asegurarte recurre a la Prueba de la Moneda (meter una moneda de un euro en el dibujo del neumático, si ves la parte dorada significa que la rueda ya esta desgastada; por el contrario, si no lo ves significa que está por encima del límite de 1,6 mm).

Por otro lado, si vives en un lugar donde las fuertes nevadas son frecuentes, considera pasarte a neumáticos de invierno, ya que están diseñados específicamente para un mejor agarre sobre nieve y hielo, mejorando así el rendimiento y seguridad de tu coche.

3. Evita arrancar el coche con acelerones, creyendo que te ayudará a calentar el motor antes.

De esa manera, solo harás que suba la revoluciones y malgastes combustible. En los días fríos, la única manera de que el motor de tu coche entre en calor es arrancando y esperando un par de minutos.

4. En climas fríos, los diferentes líquidos del coche se vuelven más espesos.

Por eso, es importante tener un buen mantenimiento de tu coche en un taller de confianza, como por ejemplo en nuestro taller Carrocerías Rodriguez en Nájera, reducirás problemas futuros aumentando su vida útil.

5. Comprueba el líquido refrigerante.

Es el líquido que ayuda a prevenir la congelación de los circuitos del coche, si lo ves con un color intenso, aún sirve. Pero, si lo ves transparente o sucio significa que ya perdió sus propiedades descongelantes y hay que cambiarlo por otro nuevo.

6. Espera un par de minutos o dos para encender la calefacción.

El uso de la calefacción o el aire para los parabrisas (antiempaño) desde el minuto uno, contribuye a un consumo excesivo de combustible ya que la mecánica de ambos sistemas de climatización tardan unos minutos en coger temperatura y empezar a funcionar. 

7. Apaga el motor en paradas prolongadas.

En paradas prolongadas (cuando descargamos la compra, cuando esperamos en doble fila, meter las maletas al maletero, etc) es recomendable apagar el motor, ya que no supone ninguna ventaja y es un consumo de combustible innecesario.

8. Protege la carrocería de tu coche.

Dependiendo de donde vivas, cuando hace demasiado frío y ha nevado, las carreteras se llenan de sal para reducir el punto de congelación del agua y conseguir mayor tracción, lo que a su vez ocasiona daños en la carrocería y en el chasis de los coches. No permitas que la sal se acumule en tu coche.

Otras publicaciones

Scroll al inicio